Traductor / Translate

lunes, 12 de marzo de 2018

El cimborrio octogonal.

Cúpula de la Catedral Nueva de Salamanca.
Cúpula de la Catedral Nueva de Salamanca.

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.



En alguna ocasión, no recuerdo cuando, leí o alguien me dijo, tampoco estoy seguro de esto, que en una catedral nada obedece a la casualidad y que todo tiene una razón de ser y un significado.

Hoy se me ocurrió visitar la Catedral de Salamanca y, aunque el portero me indicó que ya era un poco tarde, cabezón como soy, me empeñé en entrar. No les haré perder el tiempo; baste decir que el frío de la piedra, la edad y, consecuentemente, la próstata me hicieron buscar un baño y, mientras lo encontré, lo usé y salí, cuando quise proseguir la visita el templo estaba cerrado a cal y canto y allí no quedaba ni un alma, salvo la mía.

Sin cobertura y con la batería de mi «stupidphone» a punto de decir basta, me acomodé en un banco del crucero resignado a pasar allí la noche y en este lugar la iluminación llegó a mi mente. Observé como el cuadrado perfecto del crucero se transformaba en un cubo de pesada piedra, símbolo de la Tierra, en tanto que, en lo alto, el círculo de la cúpula evolucionaba para convertirse en un hemisferio brillante que representaba el Cielo.

Pero, ¿cómo acceder desde este mundo físico al mundo del espíritu? ¿cuál era ese elemento de transición, ese medio de comunicación entre ambas realidades? Allí estaba el cimborrio, esa era la respuesta.

Un polígono, a medida que le añades lados se va aproximando al círculo de modo que, cuando éstos tienden al infinito, tenemos en la práctica una circunferencia. Si multiplicamos por dos los lados del cuadrado tenemos un octógono y octogonal es el cimborrio. Así pues el número ocho debe de ser el símbolo de la transición de lo terrenal a lo celeste o divino.

Febril y medio dormido me puse a caminar por las naves hasta que choqué con la pila bautismal. Para mi sorpresa, el hemisferio de la pila se sostiene sobre una base constituida por un prisma octogonal, que no es otra cosa que la representación de cómo el catecúmeno accede a un nivel más elevado a través de la purificación por el agua.·.

---oOo---


Texto tomado de: «Reflexiones de un Tarado».
Atribuido a: Miguel Arcángel de Vallejera y de Riofrío.



Haydn - La Creación (dúo de Adán y Eva).

Para activar o desactivar la música, pulse en la parte izquierda del reproductor;
no en el centro.




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.

22 comentarios:

  1. Magnífica entrada Miguel, todo muy coordinado,relato, música e imagen.
    Un ByN sensacional, como acostumbras a ofrecernos, increíbles la luz y el nivel de detalle.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Extraordinario relato e imagen. La reflexión del muy querido Miguel Arcángel dé Vallejera, sesuda y razonada , ha dado en la visión eclesiástica del firmamento y su traslación a la arquitectura en las Iglesias. La magnífica pedagogía de su relato coincide con la de la gráfica de la imagen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No solo estoy convencido de que en el Cielo hay música, sino que estoy seguro de que temas suenan y uno de ellos es este dúo de Adán y Eva. De modo que contemplando el cimborrio y escuchando la música he pasado un rato en la Gloria

    ResponderEliminar
  4. Una imagen tremendamente espectacular y de una calidad impresionante.
    Me encanta como has conseguido uniformidad y simetria tan perfectas.
    Un fuerte abrazo Miguel y quje tengas una buena semana

    ResponderEliminar
  5. Tu imagen nos lleva a una clase de geometrìa matemàtica espectacular... Felicitaciones :)

    ResponderEliminar
  6. No sabía que el número 8 ese simbolismo. Lástima que esto no lo haya leído antes de visitar la catedral de Salamanca.

    Un encuadre perfecto para mostrar excelentemente la simetría.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonia, no hagas mucho caso a las divagaciones febriles de la imaginación de un autor que reconoce que éstas son las «reflexiones de un tarado». Lo cierto es que el cimborrio de esa catedral tiene planta octogonal y que el número ocho, como puedes comprobar en la fotografía, está presente en numerosos lugares. El resto, quién lo sabe...
      Un abrazo,

      Eliminar
  7. A beautiful geometry of many different patterns.
    Music and the photograph awake your imagination.
    Splendid photograph, Miguel.
    A hug.

    ResponderEliminar
  8. El ocho, el octavo día, la resurrección,... a mí se me escapa un poco, así que cualquier otra explicación también puede servirme.

    podi-.

    ResponderEliminar
  9. La toma es impresionante Miguel, es como estar ahí levantando la cabeza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Guau, espectacular imagen de arquitectura, amigo... Muy buena
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Estupendo plano nadir para presentarnos esa bonita parte de la Catedral a todo detalle, con un encuadre calculado al milímetro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Estupendo detalle, una prueba más de que la geometría no escapa ni a lo divino.

    Un abrazo Miguel.

    ResponderEliminar
  13. Espectacular !!! ese cimborrio es una pasada... que definición y encuadre !!! simetría y equilibrio sensacionales

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Heipsan Miguel,
    this is beautiful roof, and wonderful cropped image.
    Hugs

    ResponderEliminar
  15. Mil y un detalles dignos de ser observados en una imagen de simetria impecable.
    Excelente trabajo, Miguel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Impecable fotografía.
    Felicitaciones Miguel.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  17. Every time I see your photos, I get so impressed by your B&W work! Just wonderful, Miguel!
    Happy Easter to you.

    Kisses :)

    ResponderEliminar