Traductor / Translate

sábado, 29 de abril de 2017

Fenómeno del Niño. Piura (Perú), 2017. Galería de Personajes. (VII)

Fenómeno del Niño, Piura 2017.Carlos Torres y Roberto Barranzuela.
Carlos Torres y Roberto Barranzuela.

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.



Mientras preparo esta entrada, que verá la luz cuando yo ya esté volando o a punto de hacerlo con rumbo a España, me llega una mala noticia: Napoleón, mi benefactor en Piura, la persona que nos dió acogida en su casa, ha caído enfermo presa de la epidemia de dengue que asola la región. ¡Ojalá se recupere pronto y bien!

Si usted viene siguiendo esta serie quiero que entienda algunos hechos que lo ayuden a comprenderla. Como victima, como damnificado, no podía ser en esta ocasión el fotógrafo de la desgracia, sino que me correspondía estar al otro lado, ser el retratado y no el retratista. Las fotos de la tragedia ya se encargó la prensa de difundirlas. Mi misión era ayudar, tratar de minimizar los daños y poner a salvo a los míos; luego, cuando todo pasó, limpiar, reparar y reconstruir en la medida de lo posible. 

Por eso he optado por crear esta galería de personajes, todos reales, todos tan afectados o más que yo o que cualquier otro de los que han sido noticia mundial, con los que he trabajado codo con codo (ellos más, yo ya voy viejo). Una serie que quiere reflejar valores que han surgido en torno al "Fenómeno del Niño", pero que si lo han hecho es porque ya estaban ahí. Una galería de personas normales, como usted y como yo, que tienen el denominador común de haber sido golpeados duramente, no por las fuerzas de la naturaleza (eso es lo que parece y lo que algunos quieren que creamos), sino por la imprevisión, la inacción y la negligencia de unas autoridades locales y regionales que, durante años, han dispuesto de presupuestos millonarios para este cometido. Pero, ¿dónde están las obras de defensa y prevención?, y, si no hay obras o éstas no son las que debieron, ¿dónde está la plata?

Como ejemplo de lo que digo les presento a Carlos, en píe, y Roberto, agachado. Ellos no viven en el barrio pero, cada vez que hay algún problema, acuden presurosos para ayudar a sus familias y, de paso, a los demás vecinos. Aquí los vemos en plena acción con los sacos de arena que se supone iban a salvarnos y que el río se saltó a la torera. No están hundidos en el lodo, ni con el agua al cuello, ni rescatando perritos en el Bajo Piura; pero son auténticos héroes, esos héroes a los que, como los tienes al lado, no acabas de valorar lo suficiente.



Marcha Triunfal, de Aida - Giuseppe Verdi .




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.

viernes, 28 de abril de 2017

Fenómeno del Niño. Piura (Perú), 2017. Galería de Personajes. (VI)

Fenómeno del Niño, Piura 2017. La señorita Flor.
La señorita Flor.

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.



La señorita Flor, aunque realmente nunca supe su estado civil, es una parte muy importante del alma colectiva del barrio. Siempre correcta, atenta y educada, dispuesta a ayudar y a colaborar con sus vecinos y, sobre todo, al contrario que el río, desbordando alegría.

Hay personas sin las que determinados grupos no se entienden y, tanto ella, como la señora Susana, su mamá, parecen haber estado siempre en la esencia de esta calle.

¿Me pregunta usted que cuál es para mí su característica más destacada? La respuesta es muy fácil: Canta. Lo cierto es que no recuerdo haberle oído cantar, pero siempre me da la impresión de que, en silencio, permanentemente va entonando alguna canción que, además, debe ser rítmica y alegre.

Su antigua casona era de las que contaban con puerta trasera que daba al río y, durante estos días, siempre estuvo disponible para facilitar que pudiéramos seguir de cerca sus evoluciones. Y hablo en pasado porque todo su interior se vino abajo.

¿Cómo habrán clasificado las autoridades a estas dos vecinas dentro de esa ridícula distinción que se han inventado? ¿Serán damnificadas o sólo afectadas?.

Espero y deseo, sea cual sea la calificación otorgada, que puedan regresar pronto a la calle Lima. 



San Miguel de Piura - Lucha Reyes.




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.

miércoles, 26 de abril de 2017

Fenómeno del Niño. Piura (Perú), 2017. Galería de Personajes. (V)

José Rodolfo, Flor y la señora Albán

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.



Hubo épocas, señor Miguel, en que la llegada del río era toda una fiesta. Y es que el agua es vida y este río sólo la trae durante los meses de enero, febrero y marzo. Todos los chiquillos del barrio estábamos atentos para dar el aviso:

─¡Ya viene el río! ─gritaban unos.
─¿Quién lo trae? ─respondían los otros.
─¡Cabito Aranda, Cabito Aranda lo trae!

Luego todos corríamos al puente Sánchez Cerro donde los mayores lo recibían con cohetes y con música. Venían de la calle Lima, Libertad, Lambayeque e incluso de más lejos; como le digo, era un día de gran fiesta.

Antes que me pregunte, ya se lo digo yo. Cabito Aranda vivía en la cuadra dos de la calle Lima y la suya era una de las primeras casas desde las que se veía llegar al río.

Este y similares relatos aún pueden escucharse entre los vecinos de esta céntrica zona de Piura y, cuando preguntas por el "fenómeno del Niño", más o menos todos responden algo parecido:

Claro que había años en los que el río se desbordaba, como en 1982 o 1998, y entraba por los huertos que teníamos. Alguna vez se metía algo de agua en la casa, pero de ahí pasaba sin más.

Ahora no es lo mismo, sabe usted, las invasiones de terrenos han ocupado los desfogues naturales del río; los drenes se han colmatado, incluso aplanado para asentamientos humanos informales, por no decir ilegales; en lugar de limpiarlo, se han construido pistas en el cauce que en algunos puntos ha sido forzado para hacer parqueos de centros comerciales o grifos de gasolina para los coches; se han dedicado a la agricultura, cegándolas, algunas quebradas que el propio río había abierto como aliviadero, sin ir más lejos la de "Las Monjas"; y, para más, ya ni siquiera llega al mar, ahora, con su curso cambiado, desemboca en la laguna que llaman "La Niña". Y, todo esto, señor Miguel, a vista y paciencia de nuestras autoridades que todo lo toleran sin hacer nada; por qué cree usted que será eso...Y, fíjese, le están dando más importancia a los cultivos, por aquello de la exportación, que a las personas. En resumidas cuentas, tal pareciera que hay quien prefiere que nos muramos a que las cifras económicas y las balanzas de pago del diablo se le descuadren.

La gente sigue mirando al norte, la dirección por la que llega el río, pero el gesto de sus caras ya no es precisamente de fiesta.


NOTAS sobre los tres protagonistas de la foto:

José Rodolfo, un hombre jóven y de acción que me ayudó mucho a mi y al resto de los vecinos, ahora mismo está postrado en cama por causa de la epidemia de dengue que se ha desatado tras las inundaciones. Sus abuelos y su padre vivieron, como ahora él, en la calle Lima, donde son recordados gratamente.

Flor, que vivía al lado, con su mamá la señora Susana, lo ha perdido todo. Su casa, una de esas casonas de antes y que había aguantado incólume "niños" y terremotos, se vino abajo. Menos mal que ambas, junto con su perrito Cucho, pudieron escapar a tiempo. Espero que puedan regresar pronto pues, sin duda, la calle Lima sin ellas no sería ya lo mismo.

De la señora Albán no he vuelto a saber nada y deseo que esa falta de noticias sea una buena noticia y se encuentre bien.



Sinfonía nº 6 "Pastoral", 4º Movimiento (La Tormenta) - Beethoven.




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.

lunes, 24 de abril de 2017

Fenómeno del Niño. Piura (Perú), 2017. Galería de Personajes. (IV)

Fenómeno del Niño 2017- Camila, en brazos de Máryori, su mamá.
Camila, en brazos de Máryori, su mamá.

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.



Ellas no viven en la calle Lima. Camila, apenas recién cumplido su primer año, fue sorprendida por la inundación junto con su hermano Piero, que aún no tiene tres, en la ciudad de Catacaos donde pasaban el fin de semana con su abuelita. El agua lo llenó todo y ambos pequeños quedaron totalmente aislados de sus padres y del resto del mundo.

Durante casi cuarenta y ocho horas, Camila y su hermano permanecieron en lo alto del techo de la casa, rodeados de agua por todas partes, sin nada que comer, beber ni lugar al que escapar. Hubieron de ser rescatados con cuerdas por el ejército, su papá y su tío José Rodolfo.

Y yo me pregunto ¿Quién, cómo o qué va a compensar la angustia de estos niños y la de sus padres?

Mientras estos hechos ocurrían, alguna de esas autoridades de mente estrecha y bolsillo ancho afirmaba: "El río Piura no se está desbordando, se está filtrando..." ¡Cómo si retorciendo el lenguaje su estupidez, incapacidad y negligencia fuesen a quedar disimuladas! Ya lo saben, el río Piura nunca se desbordó, simplemente se filtró; como los puentes de Lima, que no se caen, se desploman. ¡Panda de necios!

Me queda la esperanza ━yo sigo siendo de esos ilusos que aún tienen fe y esperanza, no se si caridad━ de que los papás de éstos y otros niños como éstos, cansados de la ineptitud de sus gobernantes locales y regionales, despierten un día cargados de justa ira y arremetan como toros bravos arrojando de sus sillones al río a tanto inútil para que, al menos por una vez, sepan lo que es sentir el agua fría cargada de lodo en las nalgas de sus orondos culos.



Para Elisa - Beethoven.




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.