Traductor / Translate

lunes, 16 de abril de 2018

Rincones

Palanganero.
Palanganero.

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.


Como es habitual en estos casos, los hechos no sucedieron de repente. Todo comenzó una mañana soleada del mes de abril en la que, al levantarse, se dirigió al palanganero y echó en falta el aguamanil. Buscó y rebuscó por toda la casa y puso el alpendre patas arriba pero el esbelto aguamanil, a juego con la jofaina, nunca más apareció.

Con todo, mucho peor fue aquel día de mayo en el que la imagen de la amada, grabada en el espejo a fuerza de años y único aliento que le quedaba para comenzar sus días, acabó por disolverse en un proceso de lento deterioro. Esa misma tarde, al regresar de la partida de mus en la taberna de Anselmo, ya no encontró la alcoba. Sí, la puerta estaba allí, pero tras ella sólo había niebla.

Asustado durmió hecho un ovillo en un rincón de la cocina hasta que, de amanecida, vinieron a buscarlo. Mientras intentaban subirlo a un vehículo extraño lleno de luces y sirenas alcanzó a observar como unas enormes máquinas derribaban su casa y unos obreros con monos de colores levantaban un cartel que decía «Jardines del Comendador, Urbanización de Lujo». Lo llevaron a la residencia pública asistida para adultos mayores dependientes, nombre aséptico con el que en su municipio denominaban al almacén de viejos decrépitos, y allí lo depositaron previa firma del recibo de entrega.

¿Sufrió mucho? No, en absoluto. Con el reflejo de la amada, el aguamanil y la alcoba también desapareció su memoria y, ausente toda conciencia de sí mismo y de su historia, permaneció allí, hierático, con la mirada perdida, hasta que las malvas comenzaron a crecer en sus zapatos. 

---oOo---


Texto tomado de: «Han ser Contos».
Atribuido a: Miguel Arcángel de Vallejera y de Riofrío.



Claude Debussy - Claro de Luna.
Para activar o desactivar la música, pulse en la parte izquierda del reproductor;
no en el centro.




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.

22 comentarios:

  1. Un rincón de nostalgia, como pretexto para lanzar un elegante grito por el implacable paso del tiempo y sus secuelas devastadoras.
    Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  2. Con una magnífica imagen llena de detalles, nos conduces a un estremecedor relato, tristemente muchas veces real.
    Sensacional entrada Miguel.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bonito rincón grabado ya en soporte digital para que no solo no se pierda su memoria, sino que se difunda.

    Un abrazo Miguel y buena semana :))

    ResponderEliminar
  4. Magnífico detalle y como siempre, acompañado de buena música. Una delicia visitar tu blog!
    Un fuerte abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  5. Me traes un rincón de mi infancia ya que en la habitación que yo ocupaba de de pequeño en casa de mis abuelos aun permanecía en su rincón un aguamanil muy parecido a este.

    ResponderEliminar
  6. The mirror of an old world, today a museum.

    ResponderEliminar
  7. Schönes Bild von einem alten nostalgischen Gebrauchsgegenstand.

    Noke

    ResponderEliminar
  8. That is a nice corner with an old mirror and a beautifully crafted hand towel.
    It's nice to see the antique things which were kept so nicely for so many years.
    Beautiful photograph, Miguel!
    A hug.

    ResponderEliminar
  9. Buena foto, buena música y triste historia. Me gusta mucho esta entrada, Miguel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Triste historia que marca el final de una vida. Muy buena esta imagen de una antiguo palanganero, que ha llegado a pasar a ser pieza de museo.

    Muy buen música, para completar tan perfecta entrada.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Que bellos son esos palanganeros antiguos como los de tu fotografía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. El primer párrafo, lleno de alpendres, jofainas y otras "barbaridades", he llegado a comprenderlo gracias a mi fiel diccionario habitual, pues yo palanganas solo vi en casa de una tía mía, ahora muy anciana, cuando era niño.

    "Con todo, mucho peor" ha sido la lectura de los siguientes párrafos pues aún comprendiendo todas sus palabras se hace difícil asimilar la situación que con tanta naturalidad relatas però con aún más naturalidad acostumbra a suceder.

    El mueble, palanganero, es una auténtica joya.
    Hasta pronto, será después de una breve pausa durante la cual visitaré el país vecino del norte y de donde ya digo de antemano que no voy a comprender, ahí sí, una sola palabra.

    podi-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Adán puso nombre a todos los animales y a las aves de los cielos, y a todo el ganado del campo... (Génesis 2:20)" Todo tiene un nombre y, así como objetos de uso diario imprescindible en el pasado están desapareciendo o han desaparecido, con ellos se van también sus nombres y muere una parte puede que "bárbara" pero bella de nuestro idioma que es sustituida las más de las veces por engendros foráneos procedentes del Inglés. Como anécdota, te diré que "alpendre" es aún palabra de uso muy común en Galicia y que, con matices regionales, por supuesto, entre una "jofaina" y una "palangana" existen diferencias de matiz; ambas son similares y sirven para lo mismo, pero la jofaina es de material cerámico noble y decorado e incorpora un agujero en su base, con tapón, para vaciarla y es un elemento fijo que no se usa más que en el palanganero; en tanto que la palangana es portátil, de latón esmaltado y se vaciaban, al igual que los orinales, arrojando el agua por la ventana al grito de ¡agua va! :)
      En cuanto al aguamanil, es una jarra, por supuesto, pero nada tiene que ver con las que utilizamos en la mesa aunque ambas contengan agua.
      Como ves, junto con la imagen de un viejo palanganero al que ya le faltan piezas, he querido conservar a través del relato una serie de palabras con él relacionadas también ya perdidas o a punto de hacerlo.
      Un abrazo y pásalo bien.

      Eliminar
    2. Estupendo, y debo decir que aunque deba consultar el diccionario, son un placer las lecturas con vocabulario extenso y preciso.

      podi-.

      Eliminar
  13. La inmortalización de recuerdos hace que no se escapen detalles de la vida pasada...por desgracia llega un dia que aun con esa inmortalización los recuerdos se evaporan... genial maridaje Miguel ... un texto triste pero real...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Cuanta historia tendrá ese rincón,,,un saludo desde Murcia..la música genial....

    ResponderEliminar
  15. Well done Miguel, you caught the washing area so well.

    ResponderEliminar
  16. Pasear por tu blog después de unos días es muy gratificante y veo que estás hecho todo un lobo de mar y también que te has pegado un viaje estupendo. Como siempre los textos están a la altura de tus fotos, que a mi parecer eres de los que saben mirar y bien...
    Un abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  17. Estupendo hallazgo, Miguel, y la foto que le has hecho todo un lujo para la vista, con una definición y colores muy bien logrados.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Nice old-time thing. Lovely photo.
    I did not use this for washing when we had running water in the city.
    But on the countryside they had this (but I think not maybe as beautiful as this one).
    Hugs

    ResponderEliminar
  19. Me encantaria tenerla en el baño de mi casa
    toda una belleza la imagen

    ResponderEliminar
  20. Boa tarde, Miguel, a foto tem elevada beleza, é fantastica, assim como o conto que acompanha.
    Continuação de boa semana,
    AG

    ResponderEliminar