Traductor / Translate

martes, 10 de abril de 2018

Islas Ballestas (IV y final).- Las Ballestas, Béjar y Mateo Hernández.

Pingüino.- Escultura en talla directa de Mateo Hernández.
Pingüino.- Escultura en talla directa de Mateo Hernández.



Otaria/o (Lobo Marino). Escultura en talla directa de Mateo Hernández.
Otaria (Lobo Marino). Escultura en talla directa de Mateo Hernández.

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.



Se preguntarán ustedes ¿qué tendrán que ver las Islas Ballestas con la ciudad de Béjar y con Mateo Hernández? Es más, si usted lee esto desde España, como buen español que sin duda es, se estará preguntando ¿quién coños será ese tal Mateo Hernández?.

A la primera de las preguntas he de responder: Nada, no tienen nada que ver. Por lo que yo se, que no es mucho, las Islas Ballestas están en Perú a miles de kilómetros (todo un continente y un océano de por medio) de Béjar, una pequeñísima ciudad, casi un pueblito, de la provincia de Salamanca en España y nunca he tenido referencia alguna de que Mateo Hernández visitase el Perú y mucho menos las mencionadas islas. No obstante, resulta imposible ser o sentirse bejarano y no establecer algún tipo de correlación cuando a bordo de una barquita, poco más que un cascarón, navegas al bojeo aquellos salvajes peñones en medio del Pacífico.

¿Quién era Mateo Hernández?. Tal y como yo lo veo, puede que no el más famoso, pero sí el más grande y auténtico de los escultores españoles, digno de codearse con la élite mundial de todos los tiempos en el olimpo de la escultura. Picapedrero de origen, siempre practicó la talle directa con pulido manual y sus obras adornaron desde los salones del Barón Rothschild a las salas del Metropolitan de New York. Gran Premio de Escultura en la Exposición Internacional de Artes Decorativas celebrada en París en  1925, la República Francesa, mientras en España y en su pueblo era un perfecto desconocido, se rendía ante él y premiaba su trabajo otorgándole en 1930 nada más y nada menos que la Legión de Honor.

Nacido en Béjar (Salamanca), una parte importante de su obra se conserva en un museo de dicha ciudad. Un pequeño museo, siempre vacío (ni siquiera sus paisanos lo visitan), ante el cual y para vergüenza de todos quienes hemos nacido en aquellas tierras nunca hay colas para entrar. El Museo de Mateo Hernández, en cualquier otro lugar del mundo, sería sin duda alguna un destino obligado de peregrinación cultural ante cuya escalinata de acceso se aglomerarían cientos de visitantes ansiosos de poder entrar y disfrutar de las maravillas que atesora.

Para terminar, les dejo aquí dos muestras que ponen de manifiesto que Mateo Hernández, si no estuvo en las Ballestas, al menos las soñó.

Y, sí, el señor que aparece al fondo en la primera fotografía es un profesor del Perú que sabe quién es Mateo Hernández y, además, conoce las Islas Ballestas y la ciudad de Béjar.


NOTA: Para quienes no hayan visto las entradas anteriores de esta serie, aclarar que las Islas Ballestas, situadas en el Pacífico frente a la costa peruana, cuentan con una importante población de pingüinos y de lobos marinos solo superados en belleza por aquellos que salieron de la maza y el cincel de Mateo Hernández.


Mike Oldfield and Bonnie Tyler - Islands.
Para activar o desactivar la música, pulse en la parte izquierda del reproductor;
no en el centro.




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.

22 comentarios:

  1. Beautiful sculptures!!! As I understood they were carvied from the woods.
    The artist is very talented. He looked right into souls of these wonderful animals.
    A hug.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena relación Miguel, los artistas, sus entornos, su influencia en el mundo. Tuvimos la suerte de conocer contigo, su obra en Béjar.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Inesperado final para una magnífica serie, las esculturas que nos muestras son realmente excelentes, no me asombran los honores recibidos por el autor, ni me extraña el desconocimiento en su pueblo, tristemente otra vez se cumple el proverbio que dice "nadie es profeta en su tierra".
    Excelentes imágenes Miguel.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. No conocia a ese gran escultor, peró te aseguro que si voy a Béjar visitaré el museo!
    Un abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  5. Man has something to look at. The place is beautiful. The first image is strong, positive.

    ResponderEliminar
  6. Dudo que alguna vez vaya a las islas Ballestas (aunque después de ver tus fotos no son ganas lo que faltan), pero tomo nota de Mateo Hernández y de ese museo bejarano

    ResponderEliminar
  7. Hola Miguel, de tu mano y fotos he conocido al gran escultor Mateo Hernández, lástima que en su propio pueblo pasen de largo por el museo.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué razón tienes, amigo Miguel! En España somos muy dados a menospreciar lo nuestro y a admirar lo ajeno por el hecho de serlo. Reconozco que no conocía a Mateo Hernández, lo que es normal teniendo en cuenta mi ignorancia en materia de escultura. Gracias por esta nueva lección de cultura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué buno, Miguel! Primero nos lanzas el anzuelo con esa historia de Mateo Hernández y Perú y luego nos lo desmontas todo, eso sí, contándonos en el camino quién era nuestro ilustre paisano. ¿Sabes que voy a compartir en facebook esta entrada? Tendrás visitas bejaranas, seguro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco que lo compartas, no tanto por mi, sino por si contribuye a revitalizar ese museo y a colocar a nuestro paisano en el lugar que le corresponde. Observarás que en mi entrada hay dos enlaces a tu blog en el que también se trató la figura de Mateo Hernández.
      Un abrazo,

      Eliminar
  10. Tomo nota de lo que aun no he visto y que pienso corregir en mi próxima visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gran escultor...bellas esculturas1
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  12. Boa tarde, desconhecia o escultor Mateo, a partilha mostra na perfeição o interesse das escultura do autor.
    Continuação de boa semana,
    AG

    ResponderEliminar
  13. Yo no soy bejarana pero si he visitado varias veces el Museo. Que cierto es que está siempre vacío. El señor de la fotografía ya sabe más que muchos..
    Buena serie.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Para mi esta historia era desconocida. Este es un bello colofón a esta serie sobre las islas Ballestas que nos has dedicado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Siempre se aprende gracias a tu labor de difusión :))

    Un abrazo Miguel.

    ResponderEliminar
  16. The first photo is great, so lovely idea to put them together.. :)
    Hugs

    ResponderEliminar
  17. Tu recorrido fotográfico y cultural nos ilustra y atrae. Ambas facetas las dominas con maestría.
    Enhorabuena!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Estuve bastante cerca de Béjar, cuando estuve en Candelario, pero en el circuito no entraba la visita a esta población. Interesantes esculturas, que muestra el arte que hay en esta población.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. ·.
    Me rindo ante Mateo Hernández y su obra:
    https://www.google.es/search?q=mateo+hernandez+esculturas&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwjWgPmGzrraAhWENxQKHXYADPMQ_AUICigB&biw=1294&bih=1279&dpr=2
    Y me rindo ante lo bien que has hilvanado el post. Ya veo que eres un gran bejarano, donde hay buenos fotógrafos.
    Un abrazo Miguel

    La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

    ResponderEliminar