Traductor / Translate

jueves, 23 de febrero de 2017

Las danzas del desierto.

Desierto de Paracas, Pisco - Perú
Desierto de Paracas, Pisco - Perú



Desierto de Paracas, Pisco - Perú
Desierto de Paracas, Pisco - Perú

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.



Cuanto más blanco, limpio y puro es el mantel, más destaca sobre él la mancha del vino tinto por pequeña que ésta sea.

Se había adelantado buscando un horizonte más allá de la tierra roja y seca y, cuando alcanzó la cumbre, no encontró más que la extensión azul del océano. Durante un instante la llamada de los lobos marinos desde el fondo del acantilado pareció un canto melodioso, abrió los brazos como un arcángel sus alas y estuvo a punto de ir a su encuentro. Fue en ese momento cuando las paracas comenzaron a girar y se sumó a su ritmo adentrándose en el desierto. Envuelto en el polvo rojo alguien lo siguió, luego otro y otro hasta que todos bailaron al son del viento y de la arena. Así, transformados en espirales espíritus, volaron sobre cerros y llanuras hasta llegar a la playa Lagunillas donde el desierto, en una enorme nausea de asco carmesí, los arrojó al fangal de contaminación y mierda en que la avaricia humana en forma de casetas con pretensiones de restaurantes y bajo el disfraz de aldea de pescadores está convirtiendo lo que debiera ser una reserva intangible. El olor característico de los detritus fecales del "bípedo implume" los trajo a la realidad, enrojecieron de vergüenza ajena y creyeron entender por qué el desierto de Paracas tiene ese color. Pero se equivocaban, el rojo de Paracas no es de vergüenza, es de ira.



---oOo---


Texto tomado de: «Guía de Viajes Reales y Soñados».
Atribuido a: Miguel Arcángel de Vallejera y de Riofrío.



Jean Michel Jarre - Equinoxe, parte VIII.




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.

25 comentarios:

  1. Extraordinárias!
    No se como lo consigues peró te superas con cada nueva imagen.
    Un fuerte abrazo amigo

    ResponderEliminar
  2. ¡Es que es un asco! ¡qué envidia das! y lo malo es que no sé por dónde empezar a tener envidia, si por los viajes que gastas o por las hermosas fotos que cuelgas... ¡ay, qué envidioso soy!
    Salu2

    ResponderEliminar
  3. Expresivas fotos en las que has sabido dominar la complicada luz.

    Y buen y punzante relato, desde luego.

    Un abrazo Miguel.

    ResponderEliminar
  4. Espontaneidad y espresividad turística, diría yo. Hasta en el desierto aparece el dichoso palo del selfie, una plaga.

    ResponderEliminar
  5. Muy expresivos esos gestos de júbilos.

    Extraordinarias imágenes.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Al igual que en las buenas comidas, las fotos y el texto en perfecto maridaje. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Buen trabajo Miguel No me extraña esa alegría que muestras. Una belleza de paisaje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Llevando la lluvia a los desiertos,... si en Galicia funcionan las danzas, ¿porqué no iban a hacerlo aquí?

    podi-.

    ResponderEliminar
  9. Que calor debe hacer por esos lugares. Me encantan las fotos. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Magnífico trabajo con la luz, Miguel. Se adivina muy dura, pero has sacado un partido excelente de ella, con esas sombras en el suelo como un reflejo del saludo.

    Envidia por su saber y por tus viajes, Miguel :)

    ResponderEliminar
  11. El desierto es impresionante pero después de leer el relato es mucho más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Extraordinaria. La superación y la expresividad de algo conseguido. Bravo !
    Cuando poderosos, potentes e impresionantes tus relatos
    Un abrazo, Miguel

    P.D.: "A" Junto al Palacio de la Magdalena (Santander) Te tenía que sonar

    ResponderEliminar

  13. Tiene que ser una maravilla estar allí, ante la vastedad, lejos de la otra bastedad, de las ciudades hacinadas.
    Las fotos creo que reflejan ese ánimo, con ese blanco y negro tan perfecto con que nos obsequias.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  14. I think all of these people have said it quite well-- Expressive, meaningful, full of "place".

    ResponderEliminar
  15. Euforia ante la inmensidad de la naturaleza, aunque sea hostil. Buen trabajo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El hombre ante la naturaleza,
    asomándonos a esa fuerza de
    la inmensidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. A mí me dan envidia, los viajes, las fotos, los textos y hasta los comentarios de Juan Carlos. Soy más envidiosa que él :D

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Preciosas fotos Miguel y el texto me ha encantado, no me extraña que el desierto de Paracas este rojo de ira ante tamaño despropósito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  19. Hello Miguel!
    Amazing photos. I regret that they do not see the desert in Peru.
    I love deserts. I saw the Sahara, Błędowska, Judea, the Syrian.
    Have a nice weekend.

    ResponderEliminar
  20. Buenas tomas, Mguel, en las que muestras la exteriorización de sentimientos. Veo que estas disfrutando, de lo que me alegro un montón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Y delante la inmensidad...Buenos viajes te gastas Miguel. Y cada día te superas.
    Buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. cuanta belleza hay en el blanco y negro de tu arte

    ResponderEliminar
  23. The title is wonderful! The Dances of the Desert! These pictures so full of life and joy that they made me smile and joyful also.

    Incredible moments and very beautifully taken.

    A hug.

    ResponderEliminar