miércoles, 8 de julio de 2020

Vigilancia

Vigilancia
Vigilancia

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.



Cuantos más mastines traía el zagal para vigilar el hato, más seguras se sentían las ovejas. Los corderitos no podían correr ni hacer cabriolas fuera de la senda pero no importaba; ya ninguna recordaba la última vez que atacó el lobo.

Solo había un problema —fue la oveja negra quien lo descubrió—, cada mañana faltaba algún que otro lechal o recental. El pastor era quién los apartaba, sacrificaba, desollaba, evisceraba y vendía como carne. 

El pastor era el lobo y los mastines sus fieles guardianes, responsables de que no se escuchase ni un solo balido discrepante y de que nadie rompiese el orden.

Todas ignoraron a la oveja negra, estaba loca e ideológicamente desviada. ¡A quién se le ocurre tal majadería! ¡Cómo iba el zagal a ir en contra de los intereses y la sacrosanta libertad del rebaño!



---oOo---

Texto tomado de: «Han ser Contos».
Autor: Miguel Arcángel de Vallejera y de Riofrío.



En la Tierra como en el Cielo (La Misión) - Ennio Morricone.




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.

16 comentarios:

  1. Creo que hacen un buen equipo.. jajajaj. Un saludo Miguel :)

    ResponderEliminar
  2. Buenas cámaras de vigilancia. Una lo hace hacia adentro y la otra hacia el exterior. Se complementan las dos, perfectamente.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso el relato de hoy Miguel. Y la fotografía

    ResponderEliminar
  4. Ufffff Morricone poniendo música a este precioso relato que es como la vida misma y esa vigilanta que no es precisamente de la playa o sí ¿quién sabe? De todos modos vivimos en el siglo que todos estamos más que vigilados y como te salgas del rebaño, ya sabes...

    Besines utópicos.-

    ResponderEliminar
  5. Jeje! La foto es verdaderamente genial pero el relato no lo es menos. Un buen homenaje a ese gran genio de la música.
    Un abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  6. Excelente composicion y momento captado, un gran relato tambien y para rematar la faena un gran titulo, saludos amigo.

    ResponderEliminar
  7. What brought this bird to this unusual place? It seems that he is very serious about being there
    and going to stay for a while. I like the title, it's has a sense of humor! The moment is unique!
    Stay safe and healthy. A hug.

    ResponderEliminar
  8. Mucha vigilancia y luego nos las cuelan por todos los lados. "¿Nos?" bueno, se las cuelan a los vigilantes aunque paguemos las consecuencias los vigilados. Seguro que está más atenta - y a lo importante - la gaviota.

    Todo lo que escucho de Morricone pone un poco la piel de gallina, porque aquí casi sí puedo hablar de la "música de mi vida". De pequeñito era tan solo un E. Morricone, entre paréntesis y al lado del título que sonaba en la cinta de cassette y eso quería decir el hogar, casa, con papá poniendo su música, la música de películas que nunca había visto. Luego ya fue Ennio Morricone, al cual no hacía ni falta anunciarle, uno ya veía que aquella banda sonora era un personaje más del film y, claro, era de Ennio Morricone. Era un compositor, era un grande del CINE.

    PODI-.

    ResponderEliminar
  9. Un relato excelente que me recuerda demasiadas cosas parecidas.
    Por cierto, la foto es excelente y muy acertada para el texto.
    Un fuerte abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  10. Una doble vigilancia, el ojo de pájaro y el ojo de cristal. Y una buen reflexión sobre la perversión de la vigilancia.
    Un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
  11. El texto es una buen alegoría de algunas realidades de ahora mismo.
    La foto está llena de detalles interesantes y de buenas texturas. Buen byn.
    El animalito prefiere no ser captado por la cámara y por eso se posa encima . Un abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  12. Por esa zona tiene que vivir alguien importante para necesitar doblar la vigilancia. Bonita toma y bien vista.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Magnifico como lo has pillado, amigo... Buen trabajo
    Un abrazo

    ResponderEliminar